2.1.18

Mírame como siempre haces


Se puede navegar en mis ojeras
arrancarme las pestañas una a una y crear
un puente
                 una escalera
                                      que nos pise
                                                           los talones
y nos grite
y nos haga ver
que lo tuyo
                   que lo mío
                                     que lo nuestro
                                                             que lo de ellos
no es nada más que el frío
sabiéndose tormenta
cuando no hay nadie más a quien llamar.

Se puede llenar un balde con la risa que me sobra,
aunque nunca nos desborda lo suficiente
y preferimos escondernos
sin dejar huellas libres
ni miradas
ni estrellas que delaten
el paradero
de nuestras sonrisas
cuando nos miramos
                                  o te miro
                                                  y no sabes el porqué


y hoy es que de verdad me sobran demasiadas cosas
y me faltan otras tantas
pero ninguna de ellas
                                   ni el barco
                                                    ni la escalera
                                                                          ni las risas
                                                                                            o los escondrijos
eres tú.

4.10.17

Necesitamos varias noches de chicas

 A Paula
 

Hoy estuve leyendo tus poemas;

donde no escondes cómo te sientes,
donde el miedo te alcanza
y las lágrimas jamás te supieron
decir el nombre de quién
te (las) causaba.

Hoy estuve leyendo tus poemas;

y miré al cielo y me pregunté y te pregunté
si estabas bien
cuando ya sabía la respuesta y no las baldosas
y pesas y voces y gritos y mareas
que no quisiste contarme.

Sí, hoy estuve leyendo tus poemas
y es que en una semana te veo
y vamos a reír hasta que salga el sol
y nos quedemos roncas de felicidad

porque conmigo no hay que fingir
y esa sonrisa te sienta genial.

29.1.17

Espacios transparentes

Ya no te importo como antes,
lo sé.

Puedo verlo en las miradas furtivas que no me das,
en los "ven conmigo" que no me dices,
en los abrazos fríos, rápidos,
que prefiero evitar.

Hace tiempo que no te importo tanto.
Y no pasa nada, en serio.
Hace tiempo que no soy esa chica.

Tampoco a mí me importas como antes.
Y tampoco pasa nada.
Los ríos también se extinguen,
se secan,

pero siempre el socavón se queda.